Un viaje por la China sin bicho.

DIA 1, Domingo 18-07-04


Llegada al aeropuerto de Pu Dong a las 8:00 a.m.

¡¡¡CALOR!!!

No se puede explicar. En mi vida he conocido nada igual, ni en Africa, calor aplastante, asfixiante, brutal y con una humedad del 80/90% a las 8.00 de la mañana, me temo que será peor. ¡Que razón tenía Roberto!

Me recogen Roberto y su amigo chino Sebastián, menudo elemento el Sebas, fue el traductor oficial del ex ministro de economía Rato en sus viajes a China, (muy apreciado por este según puede saber mas tarde), tiene un estudio de arquitectura y diseño de edificios que colabora con arquitectos de todo el mundo. Por lo que se mas tarde es medio socio de Roberto, o por lo menos colaboran.

En el camino hacia la ciudad voy viendo cosas que no me entran en la cabeza. BMW serie 7, Mercedes, Wolf, SEAT, japoneses, coreanos, coches modernos. Autopista de cinco y seis carriles en cada dirección, un tren magnético monorraíl a 500 Km./h. Autobuses de última generación… ¡coño!... ¿Pero esto no es un país comunista?

Roberto me va bajando de la burra.

SHANGHAI, ciudad de 16 millones de habitantes censados conocidos. Mide de punta a punta por su lado mas largo 62 Km. ...de momento. La atraviesan dos ríos. A su alrededor y en un radio de 200 Km. (la provincia) habitan 200 millones de chinos, es decir, la población de España, Portugal, Francia y Alemania juntas. Las avenidas son de cuatro o cinco carriles en cada dirección, en el centro de la ciudad tienen un excalestric donde se cruzan cuatro autovías sobre el nivel del suelo de dos y tres carriles en cada dirección para el desalojo y salida del tráfico, única en el mundo.

Se me rompe el cuello de mirar para arriba, el 60/70 % de los edificios pasan de los 30 pisos y no hay uno igual a otro, diseño, puro diseño. No doy crédito, de asombro en asombro, parezco un “paleto” que nunca haya salido del pueblo.

Edificios.JPG

Me deja Roberto en el pedazo de Hotel Jianguo Shanghai, nuevo, impresionante, 25 pisos, ¡y es pequeño! estoy en el 18, Me ducho, deshago la maleta y en pantalón corto visita turística a la ciudad de Shanghai.

Impresionante, sigo alucinando, con todo, no tengo palabras, me remito a las fotografías. Me lleva Roberto a su casa en una urbanización privada de… ¡3.000 viviendas!... ¡dentro de la ciudad!... toda la ciudad de Lugo, casi.

Empiezo a comprender. Con la ayuda de Roberto es “sencillo”, en este país hay que multiplicarlo todo por 1.400 millones, no te entra en la cabeza, pero es así. Ejemplo:

Si un ciudadano gasta 2 pares de zapatos al año, lo multiplicas por 1.400 millones y te sale “error” en la calculadora, difícil de asimilar pero es así.

Empiezo a pasar del tema, simplemente lo acepto por que esta ahí.

Comemos en una taberna irlandesa con Sebas y Carlos, otro chino que será mi chofer cuando no esté Roberto o Sebas, empleado y amigo de este.

Solo habla chino y un poco de francés, es muy simpático pero tiene un defecto, es el rey del “Tigotó”, jeje, algo como conducir a lo cafre, girando en línea continua, cambios de sentido inapropiados, ni semáforos ni señales… en una palabra igual que en las películas americanas los taxistas a los que les dan propina por llegar antes a su destino… pero en chino y peor por que el que va en el coche soy yo.

Por la tarde continúa la visita turística, se une al paseo el jefe de Roberto, que esta de visita es Shanghai. Entre los dos me siguen dando cursillos intensivos.

Impresionante, acojonado, dan miedo estos chinos.

A pesar de ser domingo todo esta abierto, los bancos también y si están abiertos es por que se necesitan (me cuenta Roberto que el Banco Popular de China le mandan todos los días un empleado a las cinco de la tarde para recoger cheques, papeles o mover efectivo, o sea, igualito que en España) la construcción, las tiendas, las obras en las calles, todo.

No tengo palabras. ¿Pero esto no es un país comunista?

Por la tarde-noche el afán consumista de esta gente les hace guardar cola en los restaurantes de moda en la calle peatonal más famosa del mundo: Nan Jing Lo, de 20 mts. de ancho por 1,5 Km. de largo; en cada bajo o local un negocio, tiendas, galerías comerciales, restaurantes, terrazas etc. impresionante, cada quince minutos circula un tren “chucuchú” como el de Vivero pero con el triple de vagones en ambas direcciones. Igualito que la calle de la Reina de Lugo, o la calle Real de La Coruña o la calle Preciados de Madrid… consumo, consumo, consumo.

Comunismo y consumismo ¿?

Impresionante, acojonado, dan miedo estos chinos.

A las 8:00 p.m. me dejan de nuevo en el hotel para ducha y pantalón largo y me recogen a las 9:00 p.m. para cenar; un italiano. Buena pasta.

Unas copas en la terraza jardín de unas oficinas antiguas del Partido, bonito edificio de ladrillo rojo convertido en Púb. Y a las 12:00 p.m. me dejan en el hotel. Me ducho, y en albornoz blanco y zapatillas escribo esto y preparo todo para el primer día de trabajo.

Resumiendo: Impresionante, acojonado, dan miedo estos chinos.
 
DIA 2, Lunes 19-07-04



¡CALOR!



Ducha, desayuno fuerte (beicon, salchicha y arroz, un cuenco de fruta fresca: piña melocotón, plátano, sandía y naranja sin pellejo con un café con leche) igualito que en casa. Jé jé

Me recogen a las 10.00 a.m. Carlos y Estrella, que por lo visto es mi secretaria china mi segundo empleado, habla chino e ingles, muy buena negociadora según Roberto, es empleada de Sebas en su negocio particular. Lleva mi carpeta de trabajo. Se encargó desde el principio de todo.

Recogemos a Roberto en su fábrica a las 11:00 a.m. y salimos con dirección a Jiashan a unos 100 Km. a la Shyr Liou Industrial co., ltd. Fabricante de ruedas y componentes... y una mierda, ruedas si pero de carretillas y carros, eso si, nos atendieron bien, agasajo de té y tal, pero habían engañado a Estrella en la cita previa diciéndole que tenían de todo tipo de ruedas, actitud común en algunos chinos la de mentir, bueno, mas bien farolear.

La bronca de Estrella al dueño de la fábrica y la amenaza de denunciarlo al Partido por engaño a un extranjero produjo su efecto, el elemento nos dio la dirección de otra fábrica. Me gusta esta Estrella, tiene un carácter y una mala ostia impresionante, desde este momento, por este y otros motivos le llamo “mi sargento”... ¡Señor, si señor!

Ciudad de Pinghu a 30 Km. de Jiashan. Esta vez si es una fábrica como Buda manda.

Innova Rubber co., ltd. (1.300 empleados), por cierto a la entrada el portero se cuadra y saluda militarmente al vernos extranjeros ¿? … reminiscencias del Imperio.

Nos reciben en la puerta principal del edificio de oficinas el jefe superior de ventas internacionales Sr. Ray Wu y el jefe de ventas Sr. Jonson Cheng, subimos al despacho de visitas importantes, aire acondicionado, agasajo de agua fría, muy importante, y al negocio, modelos, primeros precios, primer regateo, que si cantidades, pedimos exclusiva para España y Portugal... bla, bla, bla... dejamos que Estrella se despache a gusto.

Ellos pensaron que en lo sucesivo las negociaciones las llevarían conmigo, pero cuando se les dijo que delegaba en Estrella, que yo solo tomaría la decisión final, se quedaron asombrados., o al menos me lo pareció. Y apareció de nuevo la sargento: ante la pregunta de que si ya teníamos un proveedor chino de ruedas les contesto que no pero que ya teníamos cuatro o cinco ofertas de otras fábricas y los emplazó para otra visita con precios definitivos encima de la mesa, que ya los llamaría... ¡Señor, sí señor! Es buena la Estrella. Roberto le deja hacer.

Visita a la fábrica y despedida. En la puerta taconazo y saludo con… ¡guantes blancos! Me hizo ilusión.

A todo esto son las 4:00 p.m. y sin comer, un calor de la ostia.

Vuelta a Shanghai, las 7.00 p.m. dejamos a Roberto en su oficina y nos vamos a la de Sebas para dar novedades y planificar el día siguiente.

Sebas me presenta a un arquitecto español que llegó el mismo día que yo, dos horas mas tarde, es del “pueblo” de Madrid, muy majo y muy acojonado, igual que yo, charlamos y quedamos para cenar.

Al rato entra una chinita menudita, “simpática”, se sienta como se sientan las chinas ¿? en una esquina apartada y me mira… de reojo… pero me mira. Me pregunto de que "concha" me conoce si solo llevo día y medio en China… me mira… mosqueo.

La mete Sebas en un despacho, hablan y en cinco minutos salen y me la presenta, aquí Juana… aquí J.R.… ¡mi traductora personal! … ya tengo tres empleados: chofer, secretaria y traductora, con dos cojines.

Juanita B&N.jpg

Quedamos para mañana.

Me lleva Carlos al hotel y se pierde, afición muy común en el según observo en días sucesivos, por fin llegamos.

Me ducho y en una hora me recoge Roberto para ir a cenar con Sebas y el arquitecto del pueblo de Madrid, Juan Ramón.

Mi primer restaurante Chino de verdad. Lo regentan dos chinas de unos treinta años, buenísimas… tortilleras… pero buenísimas. Local agradable, pequeño y coqueto, música suave y comida exquisita, el trato impecable.

Charlando nos dan las 12:00 p.m. nos retiramos, que mañana me recogen a las 8:00 a.m. mi chofer, mi secretaria y mi traductora. Con dos cojines.

Impresionante, acojonado, dan miedo estos chinos.
 
DIA 3, Martes 20-07-04 ¡MAS CALOR!


Ducha, desayuno y a la calle.

Me recogen a las 8:00 a.m. Carlos, Estrella y Juana y nos dirigimos a Wuxi, ciudad al NO de Shanghai que cuenta con un millón de habitantes, a visitar una fabrica de ruedas de ATV, se llama Far East, tienen corte de luz por las restricciones, pero nos esperaban.

Crece a tal velocidad la industria en China que no dan producida energía eléctrica, tienen en proyecto 7 ó 8 centrales nucleares que estarán construidas en dos años ¿? La empresa española de generadores eólicos empezará de inmediato.

Producto interesante, buena relación calidad precio y están dispuestos a dar la exclusiva para España y Portugal a cambio de que sean nuestros únicos proveedores, por escrito.

Después de tiras y aflojas y sin precio aún definitivo (pienso que cederán algo) hablan de 7,60 $ en 20” y 16,... $ en 23” y para una cantidad de 2.000 ruedas que dicen que meten en un contenedor de 20 pies y cuatro al año. Me dan un CD con el catalogo.

Me parecen una buena opción, y a Estrella también, ella ya tuvo una reunión anterior y me fío de su olfato. No creo que nadie rebaje sus precios.

Nos invitan a comer en un chino acojonante, en comedor privado, con mesa redonda giratoria. De doce a quince platos se considera en china que son necesarios para agasajar a un cliente ¿? Comí, no se lo que, pero comí.

Al final la dueña del local nos despide brindando con cada uno de nosotros, quiero decir que se tomo una copa con cada uno, vamos que le va el alpiste, es broma, es la manera de agradecer tu visita y honrar su casa con tu presencia, o algo así, pero fijo que le va el alpiste. Son raritos estos chinos. Después me entero por Estrella que le parecía que era amiga “personal” del jefe de la fabrica.

Acabo de ver algo alucinante, ¡un cambio de guardia de los empleados del peaje! ¡Y no son militares! Pasmao, con sus gorritas de plato, guantes blancos y maletines de recaudación o lo que sean; posición de firmes, enfrentados cuatro a cuatro a las ordenes del encargado, taconazo y saludo. Pasmao pasmao.

De Wuxi nos dirigimos a 70 Km. a la ciudad de Chang Zhou, un millón y medio de habitantes, a la fabrica de remolques Changzhou Nanxiashu Tool Factory, nos recibe el Sr. Wu Guoping, presentaciones y nos enseña lo que tiene.

Fabrica remolques especiales para ATV que le compran los USA, pero le tienen cogido con exclusividad, están muy bien hechos, con especificaciones USA.

Al final veo lo más parecido a un Erka “llaverito” pero de 140x90 con suspensión de ballestas y piso de madera china y chasis pintado, el precio, 112 $ me da ánimos para empezar negociaciones.

Para empezar me dice que en China no disponen de tablero Finlandés ni de faros de 4 funciones tipo Inba, por lo que les eliminamos del presupuesto (se puede hacer en España) y continuamos.

Centramos las especificaciones en las siguientes:

- Chasis galvanizado en caliente tipo Inba

- Suspensión de ballestas para 300, 450 y 750 Kg.

- 3 Ruedas 185x...

- Laterales según muestra, en chapa y aluminio

Quedaron en dar precio estimativo en 3 días. A esperar.

De todas maneras creo que el Sr. Wu no me enseña todo lo que tiene, que se guarda algo. No puedo sacar fotos de los remolques USA ni de los otros. En ninguna fábrica te dejan. Temen lo que ellos mas practican, el espionaje industrial y las copias.

Mi traductora personal, Juanita, es buena, pero falla un poco en términos técnicos, en dos años de estudio de castellano en la universidad no se le puede pedir más. Mantengo conversaciones con ella de cualquier cosa sin problemas. Es maja.

De regreso a Shanghai nos comemos el mayor atasco del mundo mundial que jamás nadie pueda pensar.

Por unas obras en la autopista en un enlace de cuatro carriles con una de dos, una hora donde la de buda de coches ¿500.000? con los motores encendidos por lo del aire acondicionado generaban un calor de la ostia. Aun no me explico como salimos de allí.

Por cierto, todos los coches tienen aire acondicionado y son de gasolina, total a 50 pelas el litro...

Hasta hace poco eran autosuficientes en petróleo y en gas, pero debido a la gran demanda interna, crecimiento industrial, etc… están importando en cantidades exageradas. Creo realmente que son los mayores culpables de la subida del precio del petróleo.

Impresionante, acojonado, dan miedo estos chinos.

Llegamos al hotel a las 10:00 p.m. No pueden recogerme ni Roberto ni Sebas por que están todos liados con trabajo y reuniones (a las 10 de la noche).

Ducha y ceno en el hotel… solo… no me gusta.
 
DIA 4, Miércoles 21-07-04



¿YA DIJE QUE HACIA CALOR?

Ducha y desayuno.

Hoy no tengo mucho trabajo, es un día de relax. Mi secretaria Estrella esta preparando nuevas visitas a fabricas de remolques.

Después de analizar lo que habíamos visto cambiamos la agenda de trabajo, pensamos que era más conveniente una visita a una ciudad que esta a 650 Km. donde hay dos fabricas de remolques que al parecer tienen mas posibilidades, por lo que tiene que programar el viaje, el hotel (pernoctaremos al llegar, para tener todo el día disponible) y concertar las visitas a las fabricas.

De todos modos me recogen a las 10:00 a.m. mi chofer Carlos y mi traductora Juanita y nos dirigimos a ver unos talleres- feria-exposición- de motos, a unos 30 Km. del hotel, pero dentro de Shanghai ¿? La ostia de talleres, motos, repuestos, complementos, etc... si lo ve Montouto se preguntaría que “coño” hacemos en Lugo, o en España, que para el caso es lo mismo.

Impresionante, acojonado, dan miedo estos chinos.

Continuamos con un poco de turismo, en coche y andando, para tomarle el pulso a la calle. Los chinos comen en la calle, en chiringuitos en la propia acera, tallarines de pasta fresca, arroz, verduras, carne, pollo… salsas picantes, les encanta el picante.

Me dejan en el hotel a la 1:30 p.m. Les doy la tarde libre.

Ducha. Me recoge Roberto para comer en un chino tipo cadena Mac Donals pero en Chino. Bien. Por cierto, pruebo el bocado más exquisito para los chinos según Roberto, el pico de pato… no se no se…

Repasamos lo hecho hasta el momento y lo que preparamos para los días siguientes. Me deja en el hotel después de comer y se va al trabajo.

Yo dedico la tarde a visitar unos centros comerciales de electrónica, pasmao, lo que se dice pasmao, es increíble, no tengo palabras, me río de los Corte Ingles y etc. Pasmaoooooooooooooooo

Hago mi primera compra y pongo en práctica el arte del regateo, me compro un maletín para el portátil, 150 Yuanes de salida, a los tres minutos me lo llevo por 100 Yuanes (9,50 Eur.) no esta mal pero me queda la duda si lo sacaría por 8 Eur., tengo que aprender.

Me arrepiento de darle la tarde libre a Juanita, habríamos charlado, me echaría una mano en el regateo y no estaría solo. Deambulo y ganduleo el resto de la tarde mezclado con la gente, me miran, coño como me miran, las chinitas se ríen, siempre se están riendo.

Regreso al hotel para esperar a Roberto.

Roberto me llama, no puede venir, le complicaron la noche unos clientes de Pekín, me cuenta que por la mañana me recogen en el hotel a las 7:00 a.m. para ir al aeropuerto.

Ceno en un chiringuito, a una manzana del hotel, solo en medio de 15 ó 20 chinos y chinas, sin intérprete y por señas, pidiendo por los platos de los otros comensales, no me aventuro, cosas sencillas, tallarines con verduras y carne, un bollo de pan de arroz con gamba dentro y una sopa de tomate picante de cojones. No dejan de mirarme, se descojonan de mi batalla con los palillos y se ríen los muy cabrones. Barato, 10 Yuanes sin la cerveza.

Me llama Juanita para explicarme un poco el plan del viaje.

Vuelvo al hotel, paseando, tomo una copa en el salón escuchando música en vivo de piano y violín ejecutada por dos guapísimas señoritas, o sea, dos tías de puta madre; lo hacen bien.

Ducha y a la cama que mañana hay que madrugar.
 
DIA 5, Jueves 22-07-04



EL CALOR DE LAS 6 DE LA MAÑANA


En pié a las 6:00 a.m. ducha y desayuno.

Me recogen Carlos y Juanita a las 7:00 a.m. Estrella no puede acompañarnos, esta jodida de no se que y los médicos no le dejan viajar en una semana. Hará de jefe Carlos, está contento el muy cabrito. Nos dirigimos al aeropuerto, el mediano de los tres que tiene Shanghai ¿? Para tomar el avión que nos llevará a Wenzhou, ciudad al S de Shanghai a unos 700 Km. (ciudad los cojones, doce millones de habitantes) muy industrial, la provincia mas rica de China. Me cuenta Juanita que los pisos y apartamentos más caros de Shanghai los compran gente de aquí.

Ciudad pegada al mar, por lo que la temperatura, aún siendo la misma, debido a la brisa del mar se soportará mejor, ja-ja, el calor te aplasta contra el suelo y la humedad del 90% literalmente te almidona la ropa. Me pregunto que hace el agua en el aire si está el mar al lado ¿? Por la noche se respira algo.

Al tajo, nos recoge en el aeropuerto el general manager, director general, de la fábrica de ruedas Ligang Tyre, Mr. Pan Chenghua. Fabrica antigua, mucha rueda de bicicleta y moto, poco en ruedas de ATV, pequeñas, y nada de ruedas de remolque. Muy amable el Sr. Pan, nos invita a comer, otro chino autentico, ni puta idea de lo que como. Me da que este tío es marchoso, le decimos que lo sentimos pero que no nos interesa su producto y le da igual, brindis tras brindis asta que le decimos que perdemos el avión.

Como un Kamikaze nos lleva al aeropuerto, adelantamientos por la derecha, por la izquierda con ralla continua, ni cruces ni stop ni bicicletas, anarquía total, que de todos modos es lo normal en este país. Nos deshacemos de el y llamamos al otro frabricante de ruedas que nos viene a buscar.

Mr. Lin Yin Hong, no se que de la fabrica de ruedas Wwenzhou Zhengxin Tyre co., ltd. En un pueblo (300.000 habitantes) mas de lo mismo, esta gente no esta en la “pomada”, fabrica mas moderna que la anterior pero sin matrices de las ruedas que nos interesan.

Me cuenta que si yo pago las matrices como, garantía de compra, al llegar a 10.000 unid. me reinvierten el dinero de estas y que solo fabricarían ruedas para mí.

Soy Español, pero no “gilipollas”. Les digo que si pago los moldes son míos, que al llegar a 10.000 unid. me los llevo y les firmo, igual que ellos me firmaban a mí la exclusiva, que no compraré en otra fabrica de China. No les gusta, a mi menos...

Los mando a la mierda (con otras palabras por supuesto) pero les mando a la mierda.

Es tarde, pitando al hotel para ducha. No se para que.

Invito a cenar a Carlos y a Juanita a un Pizza-Hut, por fin algo conocido al que hincarle el diente. Pizza a la china, cuadrada, el queso por debajo y los ingredientes por encima a la vista; pollo frito picante, calamares, etc… a Juanita le encantan los Pizza-Hut, a Carlos menos, es muy chino el jodío. Hecho de menos a Estrella.

Un paseo andando y al hotel que mañana nos tenemos que levantar a las 5:30 AM para coger el tren de Yong Kang. Es que no paro, trabajo más que los chinos. Ja ja.

Ya Le voy cogiendo el truco a lo de dar tarjetas, es un arte. Les encantan, como que las coleccionan. Dame pa mi, shen-shen; toma pa ti shen-shen que es una palabreja que quiere decir muchas cosas.
 
DIA 6, Viernes



¿CALOR A LAS 5:30 AM? ….. ¡PO-SI!

5:30 a.m. ¡joder! Ya no conozco el nombre de los hoteles.

Ducha y desayuno.

A la estación y al tren que nos llevará a Yong Kang, al N de Wenzhou, hora y media larga, casi dos.

Por el camino puedo apreciar un poco de la China rural, campos de arroz y todo tipo de verduras... Cementerios, cada familia entierra donde quiere, sin problemas, total son cenizas. En una semana solo vi un templo. Aquí la religión es muy intimista, un altarcito en casa y listo. No hay problema con las otras religiones, he visto Iglesias católicas y Mezquitas musulmanas. Enfrente de mi hotel está la primera Iglesia católica de China, la parroquia de San Agustín, discípulo chino del primer monje o lo que fuera que llegó a China… y era ¡español!

Llegamos a Yong Kang, nos recoge en la estación en una monovolumen Toyota de lujo (aire acondicionado de p.m.) Mr. Wang Laixin, vice-presidente de la fabrica Chang Long Mecánicas, fábrica de camiones de 10 TM.

Aquí si, lo hacen todo ellos, son autosuficientes, tienen toda la maquinaria necesaria cadena de montaje y toda la ostia, Fabrican desde el primer tornillo hasta los faros.

Alucino con que esta gente esté interesada en construir remolques.

Instalaciones, departamentos de diseño, ingenieros... así da gusto, gente que entiende.

En un despacho de dirección, con el gerente, dos ingenieros y un no se que de talleres ¿jefe de mecánicos? Les enseño las chapas y las fotos de los remolques.

Ningún problema, todo se puede hacer, pero primero a comer (sana costumbre la de invitar)

Me pregunta si quiero comida china u occidental, me gusta el Sr. Wang, ni lo pienso, occidental... no problem.

Restaurante Coffee-Language, interesante, muy interesante; comida china, tai, europea... es una cadena, hay uno en cada ciudad importante de China.

Me sorprende en la carta un filete de 250 gr. (de Canadá) con patatas y ensalada, solo con la foto se me hizo la boca agua, ¡me lo pido!, los demás me acompañan eligiendo otros platos europeos, por no hacerme un feo (son muy considerados). El filete sería congelado y de vaca vieja canadiense pero me supo a gloria vendita.

Tenedores y cuchillos, hoy me toca a mi descojonarme de risa (arrieros somos y en el camino nos veremos) los cogían como picos y palas, já já

Quiero hablar de remolques y me dice el gerente que no, que no sea chino, solo comer y hablar de España, bla, bla, bla...

Vuelta a la fabrica, visita a las instalaciones y departamentos y al despacho (no se por que me acuerdo de la fabrica de carrocetas). Lo quieren hacer todo, los faros también ¿? Creo que nos entendemos.

No tienen ningún problema para construir la suspensión independiente. Me piden planos y proyectos y les digo que primero un precio aproximado, cantidades, exclusivas etc. Quedamos en que le dan la información a Estrella. Continuaremos negociaciones.

Chao y al hotel.

En media hora nos recoge en el hotel el chofer de la siguiente fábrica.

Igual que la anterior pero diez veces mas grande, el tercer fabricante de camiones de China, mas moderna, ellos mismos se construyen las matrices y los moldes, buena cadena de montaje, buenas maquinas. Me gusta.

Reunión en la sala de juntas con el subdirector, tres ingenieros (uno de cada departamento) y un jefe de taller que no se cansaba de tomar notas, lo midió todo. Alucinaron con las fotos de los remolques, ¡querían hacerlos todos! No sabían que se usara tanto remolque en Europa. Creo que les he abierto los ojos a estos chinos ¿? Ja, ja

Me tiro de la moto y hablo de exclusivas, incluso para Europa. No se asustan. Pero nos centramos en la línea atornillada. Poco a poco.

Lo mismo que los anteriores, que si les puedo facilitar planos, diseños, etc. Que tienen que estudiar, desarrollar, que si moldes, bla, bla, bla...

Les digo que no es complicado, que si me quedo en la fábrica y me dan dos operarios les construyo uno en dos días.

El subdirector se da cuenta que entiendo de maquinas y de talleres. Antes, en la visita a las instalaciones, yo le explicaba a mis empleados para que era cada maquina y como funcionaba un camión y sus componentes. Les decía que tenía muy buenas maquinas, pelota-pelota, al “sub” se le hinchaba el pecho.

Le dije que me dejara dar una vuelta con un camión en las pistas de prueba. No. Le enseño mis carnets de conducir y le cuento que fui camionero de 18 ruedas, me dice que si, le digo que no, que al trabajo, que en la próxima visita, me lo tengo metido en el bolsillo.

Continuamos conversaciones, té, agua fría... Quedamos en lo mismo, precios aproximados a Estrella y que les mandaría planos para continuar las negociaciones.

Me gusta esta fábrica y se lo hago saber a Carlos para que se lo diga a Estrella, para que tome nota. Creo que esta es nuestra fábrica, lo presiento.

Regreso al hotel con el chofer de la fabrica pero con otro coche mas representativo, un Audi 8 color negro con cortinillas blancas ¿pelota? Ummm... interesante, muy interesante.

Hotel, ducha y a cenar... al Coffee-Language.

Me dicen que no… ¡mis empleados se revelan!... Que si por cojones, mando yo, les dejo comer con palillos y lo que quieran, aceptan, hay trato.

Le cuento a la camarera que soy el mejor cliente que tienen, nunca en la historia del local un español comió dos veces y en el mismo día, se ríe, y al rato viene la jefa de sala y me ofrece la tarjeta VIP de la cadena, por supuesto la acepto, complemento los papeles, la firma y ya soy el único español poseedor de la tarjeta VIP del restaurante. Me gusta, chorrada pero me gusta.

Al hotel, una copa y a dormir.
 
DIA 7, Sábado.



MÁS DE LO MISMO, nublado pero más de lo mismo.


Yong Kang, hotel, 9:00 a.m. ¡como Dios manda! Ducha y desayuno.

Al bajar veo una exposición de un montón de fábricas de la ciudad en las propias instalaciones del hotel. Buen marketing, cojo catálogos de todo para dárselos a Estrella, interesante.

Nos está esperando Mr. Xu Jinhong (Int. Trade Dep.) ¿? de la fábrica China Xingyue Group de ATV y motos y generadores y desbrozadoras y... las de Dios es Cristo.

Veo un ATV interesante, cambio al pié, frenos tambor, cardan, etc. Pero de 125 c.c. Se une a nosotros Ms. Zou SuXian, vice-gerente de la fábrica. Comento la posibilidad de que se fabrique en 500 c.c., frenos de disco, manual y automático etc. Que tienen más demanda en Europa, me responden que lo estudiarán.

Pido precios para la maquinaria de jardín, desbrozadoras, motosierras, generadores, cortasetos etc. Quedan en dárselos a mi secretaria Estrella, bla, bla, bla y nos devuelven al hotel.

Subimos a las habitaciones, hacer maletas y “mango” un catalogo general de muchas fábricas de la ciudad, con direcciones. Muy interesante.

Taxi y a la estación de autobuses para tomar uno pequeño, 30 plazas, que en hora y media nos deja en la ciudad de Jin Hua, donde tomamos el tren que en cinco horas nos llevará a Shanghai.

Tengo la oportunidad de conocer lo rural, el campo y las granjas de China. Me llaman la atención las granjas de patos y de peces. Agua, mucha agua y calor, mucho calor, me río de los invernaderos de Andalucía.

Por cierto, hablando de Andalucía, me encuentro en el tren con un andaluz, de compras en China, el Mundo es un puto pañuelo, se dedica como el dice a los complementos para el cabello de señoras ¿?... pinzas, bolitas, colgantes, etc. de plástico y metal; en tres años se ha “forraoelhijoputa”.

Me cuenta cosas y me da consejos para las importaciones.

Soy un cabrón privilegiado (palabras textuales) por tener chofer, secretaria y traductora y por tener todas las citas de trabajo concertadas. Tomo nota.

La Juanita, que es pequeñita pero siempre lleva bolsos XXL se saca del mismo un diccionario de chino-portugués como si por casualidad estuviera allí, Já, se había enterado dos días antes que yo hablaba portugués, mas o menos, y ya me tienes de profesor durante el viaje.

Que lista la condenada.

Voy entendiendo a los chinos listos, son como esponjas lo absorben todo.

Shanghai, taxi y al hotel. Me ayuda Juanita a coger la habitación… y me dan la misma!

Los invito en el salón cafetería para despedirnos por si no nos vemos al día siguiente, domingo, mi último día en China.

Al llegar al hotel me conocen todos, Sr. Gonzáles por aquí, Sr. Gonzáles por allí… con un acento y una pronunciación muy de aquella manera que solo entiendo por que se dirigen a mí, desde el abre puertas asta el gerente, pasando por las chicas de recepción y de la cafetería.

De algo valen las camperas y los chalecos multibolsillos. Me siento como en casa…

¡Hogar, dulce hogar!

Despedida como digo, intercambio de teléfonos, consejos a Juanita, buena chica (casi suelta una lagrimita) besitos.

Abrazo a Carlos. Chino majo.

Les digo que me despidan de mi sargento Estrella.

Hasta pronto.

Ducha y me recoge Sebas a las 10:15 p.m. para cenar. Un Tai, de p.m. Charlamos mucho el Sebas y yo de construcción y edificios.

Después nos juntamos en el local de copas más famoso de Shanghai, el “Zapatas”, Púb, restaurante, terraza, jardín, baile, disco, señoritas, etc, etc, etc… con Roberto, su delegado y el presidente de su empresa.

Coronitas y risas asta las 2.00 PM. Calor, mucho calor, por cierto, me doy cuenta que en China bebo mucho y meo muy poco ¿? Será por que se suda mucho.

Vuelta al hotel. Mañana repaso general de lo hecho con Roberto.

Tengo ganas de regresar, pero sin prisas, no se, es una sensación extraña, como que me falta un hervor o mejor un caldero de pulpo a toda ostia.

Esto, y con “esto” me refiero a este País requiere un mes por lo menos para empezar.

Yo solo he probado unos platos degustación de su vida y poco más; no lo he desmenuzado; creo entenderlos pero me falta mucho.

Chinos jodíos!

Je je
 
DIA 8, Domingo.



EL CALOR ME DESPIDE (que amable el muy cabrón)


Me levanto a las 9:00 a.m., ducha y desayuno como un rey.

Me recoge Roberto a las 10:30 a.m. para últimas compras:

Un ratón inalámbrico para el portátil 5,50 €

Dos memory-stick 17,00 € cada uno.

Un lector de tarjetas de memoria para la cámara 13,00 €.

Un reloj clásico Rolex 17,00 €

Una camisa .......... Banana 13,00 €

Vestidos tradicionales chinos para las chicas…

Y paro por que no quiero comprar otra maleta como hacen todos.


Ultimo paseo turístico, visita al Museo de planificación y urbanismo de la ciudad de Shanghai; acojonante, impresionante.

Estos tíos tienen planificados todos los edificios, calles, avenidas y autopistas de la ciudad y provincia hasta el año 2010, incluida la Expo. Mundial.

El museo es solo para una maqueta exacta de la ciudad, y cuando digo exacta quiero decir exacta como solo los chinos entienden por exacta, acompañada por audiovisuales en pantallas gigantes de la ostia de pulgadas en plasma.

La maqueta no coge en mi nave (me remito a las fotos), tiene pasarelas para verla desde arriba y no perderse detalle. Los chinos vienen a buscar su casa, ¡y la encuentran!, yo encontré mi hotel y la Iglesia de San Agustín.


Impresionante, acojonado, dan miedo estos chinos. ¿Hacía mucho que no lo decía?


Me comenta Roberto que los chinos hace diez años tenían tarjetas de racionamiento, como en Cuba, y en solo diez años han pasado de la nada a lo que son hoy. ¿Qué lograran en el 2010?

No conocieron la TV en blanco y negro, ni el vídeo VHS, nada, directos a la pantalla de plasma y al DVD; tienen los móviles de tercera generación que aún no funcionan en Europa; el único tren Siemens monorraíl magnético a 400 Km./h solo para 50 Km. ¿? Siete minutos de viaje de su estación al aeropuerto internacional de Pu Dong.

Me explica Roberto que en un año y medio tiraron una manzana de edificios como la Plaza de España y Santo Domingo juntas y construyeron un edificio de 40 pisos con 5 sótanos de garaje, 5 plantas de centro comercial (coge el Corte Ingles de La Coruña), 15 plantas de oficinas y 20 de hotel; Todo funcionando e inaugurado en ¡un año y medio!


Impresionante, acojonado, dan miedo estos chinos.


Nos juntamos para comer con su delegado, su presidente y un recién llegado de la Caja de Valencia, que abre oficinas en Shanghai, (listos los “ches”)

Pobre hombre, acaba de llegar, dos días, aun no asimila lo que ve. Viene quince días para tomar contacto, preparar la oficina, buscar piso y colegio para su mujer y sus tres hijos.

Su preocupación era que si en China habría monovolúmenes para desplazarse con toda la familia, ¡iluso! No conoce ni la mitad de los modelos.

Ensalada, fuét de pato y chuletillas de cordero… pobriño, ¿qué comerás?, un país comunista, fiebre de los pollos, van en bicicleta... ¡¡¡ILUSOS!!!


Y esto es solo la punta del Iceberg, lo que realmente da miedo es lo que subyace debajo, dormido, esperando, al acecho.


Lo que da que pensar es que esta es una nación de 1.200 millones de habitantes, que trabajan todos, todos los días, de día y de noche, silenciosos, disciplinados, o sea igualito que los africanos, marroquíes, sudacas o países del este, y no lo digo por el lado racista, que conste.


¿Y los millones de chinos que trabajan en todo el Mundo?...


En todos, y digo TODOS los países del mundo hay chinos de segunda, tercera y cuarta generación, con estudios, universidades, idioma de sus padres y del país como un nativo, chinos preparados y modernos, occidentales...

El día que el León chino despierte tienen colocados en TODO el Mundo, importadores, distribuidores, comerciales, mano de obra de los suyos, de su sangre.

¡NOS MANDAN A LA PUTA MIERDA!​

Estos días no hago más que pensar en una frase que le escuchó Roberto a un industrial chino en una cena de negocios y que este me contó:

...En diez, veinte años, no tenemos prisa, China será la fábrica y la granja del mundo, y el resto del Mundo... ¡DISNEYLANDIA!


Impresionante, acojonado, dan miedo estos chinos.


Me lleva Roberto al hotel para ducharme y hacer las maletas; a las dos horas vuelve para hacer el check-out, paga el todo, ya arreglaremos cuentas en España.



Tomamos un bocado en la cafetería y nos despedimos, el tiene una cena con unos clientes.

Me tomo las penúltimas cervezas Tsingdao, “pinda pinda” en el hotel una, dos, tres… mi casa china, los echaré de menos, pero volveré, lo juro, a Buda pongo por testigo que volveré.

Me recoge Sebas con su monovolúmen y su chofer para irnos al aeropuerto, el también viaja a España, en el mismo avión. Se mueve este Sebas.

El trabajo que me ha hecho esta gente es impagable, tengo que aprovechar esta oportunidad al máximo.

Una cosa tengo que agradecerle a los chinos y a este país y es que he perdido mi capacidad de asombro.

El avión sale con retraso, hora y cuarto, en esto son iguales, jiji.

Más Tsingdaos... visita al duty y compro con la última “calderilla” un collar de perlas cultivadas chinas espectacular!... por 30 euros! (De algo tiene que servir aprender el arte del regateo con los maestros) y unos CD´s de música relajante china-chilaut.

00:45 a.m. despegamos… hasta pronto Shanghai.

7:45 a.m. hora de Paris, … ¡Ya estoy aquiiiiiiiii !…

Paris!

Le Paris!

La ciudad de la luz!

Y sus cinco días con sus cinco noches con mí “amiga” caboverdeana; la receptora del collar de perlas cultivadas con delicadeza amarilla, pero con mucho amor “blanquito”, que para eso uno es muy detallista. Jeje.

Blanco sobre negro… y vestido de seda azul…

Pero esto es otra historia… y muy personal!

Fin